Ana y sus hermanas no sonríen

Por Hanna Orellana y Jeanny Chapeta

Ana sonríe blogdelibros
Imagen de Blogdelibros

F&G Editores | 250 páginas | ISBN 978-9929-552-95-1|Enlace Sophos

Ana sonríe, es una novela de Denise Phé-Funchal publicada por F&G Editores en 2015.  Denise es una escritora de la nueva literatura guatemalteca. De la novela, David Unger dice: “ha retratado meticulosamente el gran mundo de las mujeres —sin caer en estereotipos o en crear una novela doméstica— que tratan no sólo (sic) de sobrevivir, sino también de escapar de las decepciones y traiciones de un pasado y una realidad que las amenazan en cada esquina”. Si la simplificamos, Ana Sonríe es la historia de mujeres perseguidas por sus recuerdos y que acaban con la vida de Ana.

La novela, mediante recuerdos, entrelaza la historia de las historias de Ana y sus hermanas, Loreta y Lucrecia. Nos narra su presente, su pasado y su futuro de manera individual y colectiva. Los novios de las chicas son referencias accesoriales, pues nunca se desarrollan en la obra. Logra crear conexiones emocionales con el lector, ya que las personas que se describen pueden ser cualquiera en cualquier parte. Es auténtica, porque habla de la realidad; y es que no se puede negar que la realidad está llena de dolor.

La novela presenta descripciones que cumplen un rol emocional. Narra desde un ámbito sociológico los nexos entre los personajes. Pone en evidencia cómo funciona el heteropatriarcado. Ana Sonríe es el gran mundo de las mujeres, visto desde la perspectiva de una mujer liberada de estereotipos. Sin embargo, son mujeres con mucho potencial, pero no lo ven. Ana tiene vocación artística; Loreta está en el extranjero y Lucrecia tiene una agencia de viajes; pudieron haber hecho algo en su vida, pero no están conscientes de ese potencial, porque siguen oprimidas por el recuerdo de los hombres que tuvieron en su vida, y estos parecen limitarlas. Todos los “peros” en su vida son por los hombres.

El narrador es omnisciente y va contando todo: lo que piensan, lo que sienten, lo que dicen. Pero lo hace desde la perspectiva de la tercera persona. No hace juicios de valor ni tiene un papel en la historia, solo hace una función narrativa. Entre los recursos de la narrativa están la analepsis y prolepsis. La primera es la que va hacia atrás, “estoy narrando el hoy, pero me voy al ayer”; la segunda, va hacia la temporalidad narrativa. Ya no es nudo, desenlace y final. Esto puede ser un poco difícil para el lector, pues debe ir reconstruyendo la historia.

Es fácil identificarse con el libro y es un producto de su tiempo. Refleja las discusiones que tenemos sobre el patriarcado, las mujeres liberadas y la liberación de la opresión, y eso se valora en la historia.

Transcrito del Podcast Literalis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s