Los amos de la noche

Por Luis Pérez

Los amos de la noche Twitter
Imagen de Twitter

Editorial X | Enlace Sophos

En los últimos suspiros del siglo pasado aparece la Generación X, un grupo de artistas que abrazó la posmodernidad. Dentro del grupo surge Estuardo Prado, quizá la figura más importante de este movimiento, por su propuesta literaria y editorial. Uno de los grandes textos de Prado es Los amos de la noche, publicado en el 2001; libro que marca el final de esta generación.

El libro es una experimentación teórica y literaria, en la que el autor se sumerge a la
ruptura de grandes narrativas. De esta manera, se puede ver como un texto que hace
alusión a la cultura popular, a la crítica teórica y a la literatura desde un formato de
televisión; como cuando el sujeto cambia de canal en el televisor, haciendo un salto de un programa a otro.
Además de la propuesta estructural del texto, en el fondo se puede encontrar una
crítica hacia diferentes aspectos socioculturales y artísticos. Por ejemplo, el rechazo a la
intelectualidad idealizada propuesta por movimientos anteriores, la ruptura del discurso
político de la guerrilla y la introducción de la urbanidad subcultural. De esta manera, Prado logra crear un mundo que refleja una idea bastante posmoderna: el zapping literario.
También, narra diferentes historias, desde un vampiro sacerdote homosexual hasta
personajes drogadictos que se sumergen en la urbanidad guatemalteca. De esta manera, el autor logra crear un espacio para lo invisibilizado: la sexualidad, la adicción, problemas socioculturales, entre otros. Su narratividad incluye la ironía, la ruptura y irreverencia; entre otras características de la literatura posmoderna.
A parte de la forma y fondo del libro, Los amos de la noche influyó en diferentes
autores contemporáneos. De esta manera, Estuardo Prado y su libro se convirtieron en una especie de héroe mítico generacional; que canónicamente no ha sido reconocido. No
obstante, muchos proyectos y textos se ven influenciados por su obra.
Los amos de la noche es un libro que se debería leer como se lee El señor presidente, las obras de teatro de Galich o alguna novela de Carrillo. Sin embargo, quizá
se ha satanizado su contenido debido a que contiene un lenguaje y un discurso bastante
explícitos. El texto de Prado contiene para la literatura guatemalteca un antes y un después, el fin de una generación y la influencia para la siguiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s