El vampiro de 1910

Por Heidy Hernández

Vampiro Mercado Libre Argentina
Imagen de Mercado Libre

Casasola Editores| ISBN 0988781220 |Enlace Iberlibro.com

El Vampiro (1910), es una de esas maravillosas obras del siglo pasado que fueron olvidadas. Esta pieza del hondureño, nacionalizado guatemalteco, Froilán Turcios, recupera parte de la tradición universal con un tono sumamente regional.  Pertenece al género narrativo y al subgénero de novela. El texto tiene un carácter epistolar pues en el se encuentran cartas inmersas en la prosa. El libro está escrito en pasado, por un narrador en primera persona, que rememora su vida. Por lo que la obra incluso podría ser  entendida como un diario.

A primera instancia El Vampiro se asemeja mucho a las historias del romanticismo por lo que el final trágico y el tono apacible de la narración recuerdan a  numerosas novelas previas y posteriores. Son el terror y las características modernistas las que le dan un estilo propio.

La narración poseen un tono poético innegable lo que carga las páginas de comparaciones y metáforas hermosas, esto responde al anhelo modernista de transmitir lo bello de la poesía a las novelas.  Aunque el preciosismo del lenguaje puede resultar tedioso en ocasiones, las descripciones del paisaje y los personajes resultan útiles pues permiten que los lectores crean en verdad que el autor de la obra es Rogerio, quien se describe como un gran escritor. Al unir la trama con el estilo literario de la prosa, se consigue realismo.

Otro elemento importantes es el del vampiro en sí. Este tipo de terror contrasta con las novelas más actuales de “miedo” que requieren de escenas explicitas. Lo importante de la obra es aquello que se espera y no precisamente lo que pasa, es la expectativa la que juega un papel fundamental en las escenas. Lo recomiendo para una noche de suspenso. Aunque posee episodios inquietantes en ningún momento se cruza la línea de lo implícito y se deja que el lector asuma cuales son los roles.

Drácula es parte de nuestro imaginario colectivo pero aun así se siente ajeno. Las calles de Antigua Guatemala, acompañadas de un patriotismo arcaico, son el escenario para un verdadero vampiro guatemalteco. El misticismo, el romance y claro el terror (en la más antigua de sus concepciones) son los elementos claves de este texto. No se imita una época antigua, pertenece a un tiempo ya olvidado. Más allá de las tradicionales leyendas, Turcios crea una historia igual de mágica y guatemalteca.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Florencia Saez dice:

    ¡Me gusto!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s