No pude enterrar a mi hijo

Por Glenda Burrión

Atitlan Phottic
Imagen Phottic

Ruth Molina de Cuevas es una poeta guatemalteca, nació en 1935, licenciada en Ciencias Políticas de la Universidad de San Carlos de GuayeGuat. De niña visitaba a su padre en la prisión, pues él había sido condenado a prisión por “conspirar” en contra del dictador Jorge Ubico.  Y ese evento, en realidad, sería tan solo la primera huella de su largo camino por un país en donde el pago por la libertad y justicia es la vida.

Se casó con Rafael Cuevas del Cid. Ambos fueron parte del grupo de jóvenes que lucharon por los ideales de una nación digna y justa para todos. Vivió la desaparición y el asesinato de familiares y amigos durante el conflicto armado interno. Mas doloroso fue cuando, tal como ella lo expresa en su poemario “Y me vistieron de Luto” (1990), tuvo que llorar la muerte “sin cuerpo” de su hijo Carlos, quien desapareció el 15 de mayo de 1984.

Su trabajo está formado por siete capítulos, o, como ella los nombra, “gritos”, haciendo un total de 61 poemas. En cada uno nos impregna el dolor psicológico e inmortal que acompañan a las personas que quedan con la incertidumbre del saber en dónde quedó el cuerpo de sus amados y  qué torturas sufrieron. Por otro lado, su obra y lucha logro que, después de 27 años de batalla, el Estado de Guatemala reconciera y se disculpara por las atrocidades que se cometió durante la guerra interna.

Ella inicia con una memoria gráfica, selección de fotografías de su vida, que permiten al lector crear empatía por la escritora, por la mujer, por la esposa, por la madre y, sobre todo, por la aguerrida activista social. Asimismo, cada capítulo está dedicado a un hecho específico, por ejemplo, el capítulo 1 habla sobre la desaparición de su hijo: cómo fue la última vez que hablaron, cómo se enteró de su desaparición y, qué sintió.

FUE HOY

Y entonces,

alguien dijo a mi oído,

te quieren hablar.

El corazón se encogió

Salí sabiendo

lo que tenía que decirme.

Fue hoy

y la vida tomó otro rumbo

Nunca más volvería a ser la misma.

Ahora,

soy la madre de un desaparecido.

 

ANTORCHA VIVA

Aquella mañana hablamos

de lo que ya es cotidiano.

Las masacres

los desaparecidos

el hambre

el dolor, el odio.

 

Te dije,

el día que sepa

que te están torturado,

me bañaré en gasolina

y me convertiré en una antorcha

en el parque central.

 

Me abrazaste fuerte.

 

[…]

 

Me separaste

de tu cuerpo

poco a poco.

Me miraste con ternura

y aun escucho

tus palabras.

Mamá,

seguirás viviendo,

seguirás luchando también.

Yo, prometo lo mismo.

¿Te das cuenta

qué voy a sentir yo

si eres tú

la que cae primero?

 

[…]

 

Quisiera morir

de golpe

Y me aferro

a la vida,

porque él

no permite que me apague

mientras viva.

El capítulo 3, es una muestra de su ternura materna. Empieza dando unas palabras para aquellos que raptaron a su hijo, se pregunta qué hará si un día está frente a ellos, y asegura que no desea que tengan el mismo final que su hijo. Después, narra cómo fue la vida de sus otros hijos después de que Carlos nunca más regresara a casa, esto mediante sus poemas.

SUEÑOS

“Tu imagen vino

a visitarme en sueños”.

Recitaba mí madre

cuando yo era niña.

Hoy

que estoy a mitad de la vida

he recibido

su imagen de visita.

[…]

Qué triste despertar

y darme cuenta

que era un sueño

nada más la imagen tuya.

Llore de nostalgia

Maldije

a todos los que

impiden

que pueda

acariciarte

y dejarme

acariciar

por tus manos,

madre mía.

DIFÍCIL TAREA

He recibido

la fotografía

donde estás

jugando en la nieve.

Pareces alegre

ríes… pero

veo tus ojos

llenos

aún de tristeza.

[…]

Has escrito.

Por él

lucho

trabajo

estudio

vivo y trato

de ser feliz.

Es el mejor homenaje

a la memoria

de mi hermano.

Hoy en día, aún hay argumentos en contra y a favor de las acciones del gobierno durante esa época. No obstante, el trabajo de Ruth Molina nos hace reflexionar en las pérdidas humanas. Leerlo es un acto de solidaridad con los familiares de las víctimas asesinadas y con los más de 45,000 guatemaltecos que aún se encuentran desaparecidos hasta la fecha.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s